Panecillos

Panecillos elaboración casera


Ingredientes para el prefermento 

da sabor, hace la miga esponjosa y favorece la conservación

100 g de agua

100 g de harina de fuerza

0,5 g de levadura fresca

Mezclar los ingredientes hasta que la mezcla sea homogénea y pegajosa. Tapar con film y dejar fermentar hasta que salgan pequeñas burbujas. Serán mínimo unas 4 horas, o mejor dejar reposar toda la noche para elaborar al día siguiente.

Ingredientes para la masa

350 g de harina de fuerza

1 cda de sal

½ cda de azúcar

15 g de margarina -es vegetal-

200 g de agua mineral templada

9,5 g de levadura fresca

Los 100 g de prefermento que hemos preparado con antelación

Hornear panecillos en casa

Amasar todos los ingredientes. Dejar reposar la masa, tapada, al menos 1 hora; ya que ha de crecer y al menos doblar su tamaño.

Hacer bolas de 80 g y dejar reposar otros 30´ más.

Hornear a 190º -dependera del horno- con calor abajo 15´. Después otros 5´ más a 200º con calor arriba para acabar de dorar.

Enfriar sobre una rejilla, y listos.

Con mis mejores deseos.

Retención de líquidos ¿una cuestión de estética o algo más?

La retención es la incapacidad de eliminar líquidos acumulados que no solo no son necesarios para el organismo sino que lo perjudican. Es una consecuencia de la falta de movimiento físico, de falta de hidratación, de trastornos hormonales y circulatorios y de una alimentación no saludable.

Sal, cantidad y calidad

Se puede confundir el aumento de peso con la retención de líquidos por provocar la misma sensación de aumento de volumen y pesadez. Pero es fácil comprobarlo: al presionar con el dedo sobre la piel -en una zona de piel brillante, fina y estirada-  aparecerá una mancha blanca. Al dejar de presionar seguirá siendo blanca hasta que muy lentamente volverá a tener el color normal. Es un signo inequívoco de que hay retención.

No es solo una cuestión estética y una incómoda y continua sensación de hinchazón. Si pensamos que a través de la orina el cuerpo elimina toxinas, se ve claramente que al retener líquido acumulamos más de las que eliminamos. ¿Recordamos que es una toxina? Es una sustancia producida por los microorganismos presentes en el aire, aditivos y conservantes alimentarios, cosméticos… Un exceso dificulta el trabajo al sistema linfático para eliminarlas, esto afecta al sistema celular y en consecuencia debilita el sistema inmunológico.  Parece que todo se complica y forma una cadena de errores, pero así sucede: el exceso de grasa, que provoca la acumulación de líquido en el sistema linfático, se acumula también en venas y arterias e influye negativamente en la presión arterial. 

La incapacidad de eliminar estos líquidos no depende solo del consumo excesivo de sal en los platos que comemos cada día. Hay que sumar el alto contenido en sal de los platos prefabricados y de los alimentos de elevado contenido proteico: carne, embutidos, huevos, pescado… que neutralizan los ácidos digestivos y acaban por formar depósitos de sal en el estómago.  Esto debilita el tejido mucoso que cubre el estómago y permite que el ácido digestivo alcance las paredes del estómago provocando también dolores estomacales.

Si reducimos o eliminamos durante una temporada el consumo de proteínas de origen animal y aumentamos el consumo de proteínas de origen vegetal -legumbres, frutos secos- se reducirán los depósitos de sal en el estómago evitando las retenciones.

¿Cómo ya retengo demasiado líquido dejo de beber agua? NO. Cómo ya retienes demasiado líquido deja de beber refrescos y bebidas alcohólicas, té o café,  que deshidratan. Y aprende a beber agua correctamente: en regularidad, cantidad y calidad para hidratar los tejidos y la capa mucosa que recubre el estómago.

Estar confinados, comiendo, leyendo y viendo la TV ha aumentado la pereza. Cuando menos nos movemos menos ganas tenemos de hacerlo. Pero ahora ya no hay excusas, hemos dejado atrás la vida sedentaria. El chándal ya no es nuestra prenda favorita y notamos dificultad cuando nos abrochamos los pantalones. 

Para combatir la retención de líquidos además de la importancia de seguir una dieta saludable, que incluya el consumo adecuado de agua, hay que añadir a nuestro día a día la práctica asanas – diseñadas para activar el sistema linfático y la circulación sanguínea sin esfuerzo cardíaco- combinadas con largos y frescos paseos.

Con mis mejores deseos.


El estrés, el sistema inmune, y la meditación

En una situación de estrés el sistema simpático activa el sistema muscular, acelera el corazón para llevar sangre a las extremidades -se prepara la lucha o la huida-, sube el nivel de azúcar, la respiración sufre alteraciones y se detiene la actividad digestiva porque la sangre que debería estar en el estómago se traslada a las extremidades.

Cuando la situación de alerta acaba se recupera la normalidad. Pero si esto no ocurre, si el sistema nervioso parasimpático no pone freno, la corriente emocional continúa dando paso a la ansiedad.

Padmasana

La ansiedad actúa sobre todo el sistema corporal y afecta especialmente al sistema inmunológico. La linfa forma parte de este sistema y en sus ganglios se crean células -linfocitos- cuya importante función es eliminar bacterias, virus, células anormales… 

Como la linfa se mueve solo en una dirección, necesita la ayuda de la respiración y del trabajo muscular para llevarla desde los extremos del cuerpo al corazón y allí verter los residuos tóxicos que la sangre llevará a su expulsión.

La falta de una respiración regular y profunda, provocada por estados emocionales estresantes, impide el movimiento linfático que a su vez debilita el sistema inmunológico por la acumulación masiva de toxinas. 

Meditar es el arte de detenerse y ser. Desde luego no es un atajo, al contrario, es una camino que requiere voluntad y esfuerzo pero que nos puede sacar de situaciones insostenibles. Pero posiblemente sea el modo más eficaz de conseguir un estado de equilibrio y calma que permita tener bajo control las situaciones de estrés para evitar que se prolonguen y se conviertan en ansiedad.

¿Cómo aprendo a meditar? 

Mi maestro a esto siempre responde: ¿Cómo aprendes  a dormir? Tiene que ver con el hábito de pasar horas de quietud y de silencio sentado en asana de meditación. De dejarte llevar sin forzar nada; ni siquiera hay que forzar el no pensar. 

Estamos formados por átomos y la energía los mantiene en estado de cohesión -algo así como unidos, pero sin necesidad de tocarse-. La meditación te sumerge en un estado que aumenta esta energía interna y provoca cambios en los circuitos cerebrales y en todo el organismo. Este estado de equilibrio reduce el estrés biológico que se produce a escala molecular -es ese estrés que no percibes y que está absolutamente fuera de tu consciencia-.

Busca la hora en la que te sientes más cómodo y procura meditar siempre a la misma hora.

Busca un rincón tranquilo y oscuro dedicado única y exclusivamente a la meditación.

Enciende incienso cuando no estás meditando para limpiar el espacio.

Es imprescindible mantener la asana con la columna estirada y la barbilla recogida en absoluta inmovilidad. Solo cuentan los minutos en los que has permanecido completamente inmóvil.

Las dificultades surgirán durante meses, puede que durante años. Las piernas se duermen. La mente tiene vida propia y no deja de pensar. La columna pesa y duele en el intento de mantenerla recta. Aquí es donde se expresa el trabajo previo de las asanas que permite mantener la asana inmóvil, al menos durante 10´ al principio. No hablo de estar sentado diez minutos, hablo de estar absolutamente inmóvil diez minutos.

Haz un cambio de hábitos, aprende técnicas respiratorias con el pranayama y entonces todo será un poco más fácil en la meditación. Tomar la decisión de vivir una vida feliz y sin miedos es la más importante que harás en tu vida.

Con mis mejores deseos.

Las especias, el sabor de la vida: EL GARAM MASALA

La India huele a masala, el aroma sale de sus fogones e inunda las calles. Su cocina es más una ciencia que un arte. Las especias se mezclan para crear el garam masala y, con su presencia o ausencia, con mayor o menor cantidad, contribuyen al equilibrio de las doshas.

Las especias, el sabor de la vida

Un hecho histórico relaciona Egipto, India y las especias: la momia de Ramsés II viajó en 1976 desde El Cairo al museo de L’Homme en París para curarla de las bacterias que la habían invadido. Sometida a todo tipo de pruebas descubrieron unas granulaciones, de naturaleza indefinida entre 1,5 – 3mm, tapando las fosas nasales del faraón. Eran granos de pimienta y mostaza. Esto prueba el uso y conocimiento ya en aquella época -Ramsés II murió en el 1213 a. n. e- del poder conservador, anti putrefacción, de las especias. ¿De dónde podrían proceder esas especias? Buscaron y descubrieron que su origen era algún lugar del sur de la India. Eso es un hecho seguro, de cómo llegaron hasta Egipto en aquellos tiempos, es un incógnita. Ahora sabemos que antes de los descubridores Europeos – Vasco da Gama- que llegaron a la costa Malabar por mar, ya había navegantes de otras culturas que transitaban esta ruta en busca de sus valiosas especias. 

Las ciudades no solo están representadas por sus monumentos. Sus aromas definen un recuerdo, y yo cuando recuerdo India, huelo masala.

Lo que en Europa llamamos curry no lo es. El curry es un árbol llamado Murraya koenigii con propiedades digestivas y algo laxantes. Si que se usan sus hojas frescas o secas en platos como la sukta y la upma, pero no deberíamos hablar de curry para definir la mezcla de las especias. 

Su nombre es Garam Masala. Garam significa calor/caliente. Masala significa mezcla agradable, que realza las propiedades y contrarresta cualquier efecto nocivo. Tiene el poder de transformar un humilde plato de patatas en un placer para los sentidos. Más aún, ayudan a mantener el equilibrio de los 6 sabores en la dieta para convertirla en adecuada según las doshas.

Para Ayurveda el alimento es medicina y el poder intrínseco de cada especia que forma su mezcla ejerce varias funciones: la cúrcuma, antiinflamatoria. El clavo, carminativo. La pimienta negra larga, desintoxicante. El cilantro, estimulante estomacal…

Cúrcuma, jengibre, pimentón… especias

Para su uso en la cocina: 

Se tuestan enteras, algunas necesitan solo 30´´. Se muelen y, aunque se pueden envasar en un tarro, recién molidas están al 100% de potencia y de sabor.

Usarlas por separado permite variar las cantidades de cada una según el plato que estemos cocinando. Y dejar que se mezclen a medida que las incorporamos al salteado. Es mejor seguir un orden para no sacar el sabor amargo de ninguna de ellas: granos de mostaza, pimienta, granos de comino, luego cilantro, cúrcuma, cardamomo, clavo, y pimentón.

Se puede hacer una pasta de masala. Ya molidas, se añade jengibre rallado y unas gotas de agua. Se doran con ghee o aceite de oliva y se incorporan el resto de alimentos.

Pueden ser frescas o secas, unas molidas y otras enteras. Las especias frescas se agregan al final de la cocción y las secas se saltean durante unos minutos previa incorporación de los otros alimentos.  A parte de esto, para reforzar más el sabor, se puede añadir una cucharadita de alguna especia en concreto después de la cocción.

Para Ayurveda uno de los principales motivos del envejecimiento humano es la pérdida de calor interno, por este motivo algunas especias “calientes” podrían retrasar la vejez por colaborar positivamente en la digestión.

Cada masala es un mundo, depende del cocinero, de la región, de las necesidades de las doshas… Incluir el garam masala a nuestra cocina mediterránea significa transformar un plato cotidiano en algo especial.

Con mis mejores deseos.

FOCACCIA

Podría ser un legado de la antiquísima civilización etrusca, -habitantes de la zona italiana de la Toscana en el 750 a.n.e-, aunque cabe la posibilidad de que sean otros sus orígenes.

Focaccia aún muy caliente

INGREDIENTES

800 g de harina 

500 g de agua

5 g de levadura seca de panadero. Si es fresca 10 g o un poco más.

10 g de aceite oliva 

25 g de sal

Romero -opcional-

Sal gruesa o laminada

Focaccia

Elaboración del prefermento usando parte de los ingredientes 

100 g de agua, 100 g de harina, 0,25 g de levadura seca de panadero – si usas levadura fresca dobla o triplica la cantidad-, y dejar reposar tapado durante 12 horas en un lugar cálido.

Se puede hacer directo sin el prefermento, pero no crecerá tanto la elaboración final.

Prefermento para masa

La masa

Mezcla el resto de harina, -deja siempre un poco de harina aparte y no la pongas si no lo consideras necesario; siempre puedes ir añadiendo harina poco a poco mientras amasas-  el prefermento, el resto de levadura y del agua. Amasa durante un tiempo con energía. 

A medida que se va formando la masa, unta con parte del aceite y deja que la masa lo vaya absorbiendo mientras sigues amasando.

Añade la sal casi al final del amasado.

Deja reposar la masa unas 3 – 4 horas.

Después del reposo estira la masa con los dedos, como un pañuelo -para que suelte el gas de la fermentación- ponla en el molde, y unta con un poco de aceite presionando suavemente con los dedos. Espolvorea con la sal y añade el romero si es de tu gusto.

Masa preparada para el último reposo

Se vuelve a dejar reposar 1 hora.

Hornear a 200º unos 20-25´

Comer focaccia recién hecha es….

Con mis mejores deseos.

TARTA DE CEREZAS

Las cuatro estaciones nos dan la oportunidad de saborear y obtener los nutrientes de gran variedad de alimentos que han crecido bajo la luz del sol.

Cerezas, fruta de temporada

Ingredientes para la masa

Hay que tener especial cuidado con esta base porque es muy sabrosa pero muy quebradiza.

110 g de harina floja

40 g de harina de almendras

60 g de mantequilla que esté fría

50 g de agua fría

35 g de panela -según gustos-

Pizca de sal

Elaboración

Tamiza la harina. Añade la harina de almendras, la mantequilla cortada a dados, y mezcla con los dedos.

Añade el agua, la sal, la panela, y sigue mezclando, sin amasar, hasta que estén todos los ingredientes integrados.

Lleva la elaboración al frío al menos 1-2 horas

Manipula la masa unos instantes para que recobre la temperatura ambiente y extiendela con cuidado. Si se quiebra es normal, con cuidado, ve formando de nuevo una masa. 

Cubre con ella la base de un molde de 21 cm, previamente engrasado. 

Hornear unos 20 ´a 170º

Ingredientes para la cobertura

Montar 125 g de nata

200 g de yogur -si es casero, perfecto-

30 g de panela

Elaboración

Mezclar el yogur con el azúcar y la nata hasta que queden integrados los ingredientes

Decorar con cerezas y listo

Con mis mejores deseos.


Compota de manzana, yogur y crumble de galletas

Compota de manzana, yogur y crumble de galletas

1 Ingredientes para la compota

4 Manzanas cortadas a dados 

3 c.s de panela -ampliar o reducir la cantidad según gustos, y variedad o madurez de la fruta-.

100 ml de agua

El zumo de ½ limón

Pizca de canela

Elaboración

Poner todos los ingredientes en un recipiente, a fuego bajo, unos 30´aproximadamente y reducir hasta que caramelice sin llegar a deshacerse la fruta.

2 Ingredientes para el crumble

60 g de galletas Maria trituradas

50 g de panela

40 g de harina de almendras

40 g de mantequilla a temperatura ambiente, -más bien un punto frío que blanda-.

Elaboración

Mezclar con los dedos los ingredientes, y dejar para el final la mantequilla. Debe quedar una textura arenosa. Esparcir sobre una bandeja forrada de papel de hornear durante 5´a 170º, con la bandeja en el nivel medio.

3 Yogur natural y nata montada

La nata montada va sobre el yogur sin mezclar.

4 Caramelo

Ingredientes

50 g azúcar

50 g agua

Y unas gotas de zumo de limón

Elaboración

Poner en un recipiente a fuego bajo, sin remover; si es necesario mover el mismo cazo.

Por último rellenar los vasitos.  La 1ª capa de compota, 2ª capa de yogur, 3ª capa de nata montada, y por último espolvorear con el crumble y verter el caramelo.

Darle un punto de frío antes de servir.

Con mis mejores deseos.