Pequeños pasos grandes cambios

No hay nada absoluto. 

Partiendo de esto podríamos decir que las pautas generales para potenciar un estado de salud no sirven, sino que deben adaptarse a cada individuo y a sus circunstancias. 

Cook with love

Aún así hay unas bases sobre las que construir esas necesidades individuales, y son:

07:00 

No te exijas demasiado, la mente aún anda dormida. 

Desayuna fruta, aporta energía para empezar bien el día.

13:00 

La hora de una comida casera, fácil, sabrosa pero sin excesos.

No bebas antes, durante, ni después de la comida, sobre todo bebidas frías.

No comas de pie. No utilices el tiempo de la comida para resolver asuntos.

Después de la comida no se hace deporte, ni yoga, ni se camina. Es momento de que la digestión haga su trabajo sin interrupciones. 

17:00 

Si has de seguir trabajando no tienes otra, pero si has terminado la jornada ahora es el momento de pasear o hacer alguna actividad física. 

19:00 

Desde la comida hasta la cena han pasado 6 horas, las necesarias para llegar a la cena con la comida anterior asimilada. 

Una cena ligera te ayudará a dormir bien.

19:30 

Lee, date un baño, haz relajación…medita.

La TV no relaja, al contrario, la información activa la mente y crea emociones que acaban perturbando el sueño.

23:00 

Hora de ir a la cama antes de que acabe el ciclo kapha.

Con mis mejores deseos.


Huele a Asia

Flota empapándolo todo, desde las paredes hasta cada utensilio de la cocina. Envueltos  por el maravilloso olor a picante, a cilantro fresco y a sésamo tostado. A pan recién hecho. A cada una de estas cosas y a la vez a todas juntas y revueltas. Mi vocabulario es limitado para describirlo adecuadamente.

Son los aromas de la India y de Tailandia. De sus grandes ríos, de sus plantaciones de té. De la pimienta. Del cardamomo y de la canela. De sus gentes de bocas y ojos sonrientes y de sus lenguas extrañas. 

Asia te amo.

Patatas salteadas

Los ingredientes para la receta son:

Semillas de sésamo

Semillas de comino

Chili rojo

Hojas de curry

Pimentón rojo en polvo

Comino en polvo

Una pizca de cúrcuma

Aceite de oliva VE de extracción en frío

Sal de roca

Patatas

Tomates

Judías verdes

La elaboración es muy fácil:

1- Calentar la sartén

Tostar las semillas y el chili

Añadir el aceite una vez estén tostadas y saltear.

Chascar la patata e incorporar.

Cuando las patatas han tomado color incorporar el pimentón, el comino, la cúrcuma en polvo y las hojas de curry.

Añadir el tomate -previamente hemos quitado cada gota del líquido del tomate hasta que ha quedado una pasta de tomate-.

Saltear todo junto hasta que las patatas estén en su punto.

2- Mientras en un recipiente hervir las judías.

Escurrir.

Y por último volcar sobre las judías la primera elaboración.

Con mis mejores deseos.


¿A qué llamamos un plato saludable?

Que un plato lleve de todo no es sinónimo de saludable. Cuantos más ingredientes más confusión para el estómago a la hora de digerirlos. Y lo que no se puede digerir no nutre, por sano que sea. 

En vez de mezclar más de 5 alimentos  a la vez en un solo plato  es mejor ir variando de alimentos a lo largo de la semana. Esto favorece la nutrición y la digestión de un estómago que a los 15 años tritura una piedra, pero a los 35 años digiere lento y a los 50 necesita ayuda.

Hay que considerar también que la calidad nutritiva de los alimentos para Ayurveda no se basa en los minerales, vitaminas, fibras o azúcares. Se basa en los 6 sabores y en la cualidad ligera o pesada, seca o jugosa, fría o caliente del alimento. Significa que cuantos más ingredientes lleve el plato más difícil es que haya compatibilidad entre ellos y por tanto es menos saludable.

Como las noches suelen ser el momento catalogado de “merecido”, después del largo día de trabajo, para beber, comer y ver la TV, solemos comer algo rápido, envasado o precocinado para evitar poner los pies en la cocina. Sin embargo, la noche es el momento más delicado del día por estar relacionada con los ritmos biológicos de absorción y depuración del organismo. 

Por eso, lo lógico sería no cenar no más tarde de las 19:00 ligero, calentito y saludable. Para esto una opción son las cremas:

Solo necesitan 30′ para estar listas sin necesidad de enriquecerlas con nata o con otras grasas para que tengan sabor. 

Esta receta base es válida para todo tipo de cremas, donde lo único que cambia de una a otra es su ingrediente principal:

-LLevar al fuego la olla hasta que coja calor.

-Añadir el aceite de oliva VE y dejar que coja temperatura.

-Cortar puerros, ajo y cebolla. Añadir al aceite y dejar que se doren.

-Añadir sal y pimienta. Y comino que va muy bien para equilibrar Vata -dosha normalmente en exceso a partir de los 45-.

-Un poco de tomate cortado en pequeños trozos. 

-Añadir el ingrediente principal. Los vegetales estrella de esta temporada nos permiten cremas riquísimas de calabaza, de alcachofas o de setas entre otros.

-Saltear hasta que se doren.

-Triturar y listo.

Pueden ir acompañadas de un topping crujiente del mismo alimento principal y de una tostada. 

Aunque es preferible la comida acabada de cocinar -en todos los aspectos-, es preferible cocinar para dos días que tomar cremas envasadas y procesadas -si creemos que la comida envasada con fecha de caducidad a un mes vista mantiene sus nutrientes, estamos locos-.

Comer no es algo que hay que hacer para llenar un tiempo muerto. Comer es la base de nuestra supervivencia y el pilar fundamental de un presente y futuro saludables.

Con mis mejores deseos.



Historia de una bolsa de plástico de 10 céntimos

Siempre hay necesidad de productos básicos como el aceite, el agua o el detergente que te llevan al supermercado. Ayer fue uno de esos días. ¿Pero quién va un sábado al supermercado? Yo tuve que ir. Yo y todos los que estaban esperando en las largas colas para pasar por las cajas registradoras, con mucha serenidad, en aquella prueba de paciencia.

Ensalada sin plástico

El 85% de los productos que pasaban por las cintas para acabar dentro de una bolsa de plástico -que para mayor burla lleva la publicidad del supermercado y por la que has de pagar de 10 a 15 céntimos- iban envueltos en plástico. 

 Y es que si te quedas un segundo mirando a lo largo de los pasillos puedes ver, a izquierda y a derecha, que el 90% de los productos, quizá más, están envasados en plástico. El pasillo de los aceites, el de los snacks, el de las neveras de los congelados, el de los detergentes, el del agua, el de las galletas -suelen ir envueltas en plástico en el interior de una caja, a veces, de cartón-, el de las frutas y verduras, etc, etc, etc. Solo las frutas y verduras a granel ,en algunos supermercados, puedes meterlas en bolsas de papel.

En resumen, hay que pagar una bolsa para evitar excesos de plástico cuando todo lo que va en su interior es o va envuelto en plástico. No podía ser de otro modo, bolsas de plástico llenas de más plástico.

No me queda muy claro que es lo que esperamos conseguir con esto. El consumidor paga una bolsa para poder llevarse la compra a casa pero el envasador sigue envasando, con total libertad, más y más plástico.

En una era de tecnología avanzada somos incapaces de hacer que el agua llegue al grifo de nuestras casas limpia de residuos de ningún tipo ni elementos químicos añadidos. Sería una manera más práctica de reducir el plástico, ¿no? Y es que el volumen de los envases de plástico, solo los del agua, triplican el volumen que generan las bolsas de plástico.

Además, no entiendo como unas bolsas de plástico gratis creaban tantos problemas y ahora las mismas bolsas pagadas por el consumidor no los crean.

¿Qué tipo de acuerdo, político / multimillonario sector alimentario, habrá detrás de todo esto? Un resultado que no afecta a los envasadores pero si a los consumidores.

Con mis mejores deseos.

Sopa shiitake sin miso

La sopa miso es evidente, como su nombre indica, que contiene miso como ingrediente principal. Pero como a veces me resulta complicado encontrar un miso que no sea de soja

 -el miso de arroz es buenísimo- he pensado en hacer un caldo más consistente con las shiitake para evitar la necesidad de añadir miso. Y es cierto que el aroma que va inundando la cocina promete.

La soja no es el enemigo, pero como casi todo, se ha cultivado en cantidades tan exageradamente extraordinarias y hay tal cantidad de soja transgénica -no tiene nada que ver con la soja cultivada tradicionalmente en Asia– que podría ser un alimento cero, de los que llenan el estómago y no aportan nada.

En fin, hay que valorar si lo que comemos aporta nutrientes o solo llena el estómago.

Sopa shiitake

PARA LA SOPA 

Ingredientes

Puerros

Zanahorias

Cebolleta

Pimiento verde italiano

Shiitake

Jengibre

Pimienta

Comino en polvo.

Sal

Aceite oliva VE

Fideos de trigo

Elaboración

  • Calentar el aceite 

Saltear en este orden:

  • Jengibre, sal y un poco de pimienta y comino.
  • La cebolleta. 
  • El puerro cortado en finos hilos.
  • Una parte del pimiento -reservar otra parte para decorar-.
  • Las zanahorias cortadas en finas láminas.
  • Lo último las setas y saltear solo unos segundos.

Dejar que cada ingrediente tome color antes de incorporar el siguiente.

Por último

•Añadir agua, sin exceso, solo que cubra las verduras.

•Dejar en ebullición 35´ a fuego medio.

•Añadir los fideos y dejar unos 10´más.

Los tiempos son aproximados, dependerá de la cantidad de ingredientes, del clima, de la cantidad y calidad del agua…

Con mis mejores deseos.


Por la boca vive el pez

Desde la calle miraba los cristales de aquellas enormes y selladas ventanas. Parecían una gran pecera y sus habitantes pequeños peces de colores que con sus camisetas llamativas corrían sobre las cintas de unas máquinas estáticas en un ambiente artificial y cerrado.

Sus habitantes con los cascos puestos, ya a primera hora de la mañana, llenaban sus cabezas de imágenes y sonidos que salían sin pausa de una pantalla de televisión que colgada en la pared presidía la sala.

Eran las 07:00. El sol aún flojo impedía a los árboles extenderse en sus sombras. El tráfico  todavía no absorbía el aire de la mañana. Y aún no apetecía pensar en nada. 

Hábitos saludables

Sin embargo, el objetivo centrado en el esfuerzo muscular  -muy valorado a nivel de imagen-, y cardiovascular -muy valorado a nivel de salud por la creencia de que llevar al corazón al límite lo es todo- impedía a la gente detenerse a valorar la calidad del aire que se inhalaba en aquel circuito cerrado. 

Sí ya vivimos encerrados en oficinas, en pisos tan altos que desafían la ley de la gravedad, en largos viajes transoceánicos, en centros comerciales … ¿Por qué motivo negar también a nuestros pulmones el aire puro mientras están sometidos a un esfuerzo?

La realidad es esta: los músculos consumen el oxígeno que les llega con la sangre. Cuando más oxigenada está la sangre mayor rendimiento, pero, el rendimiento disminuye cuando el corazón deja de bombear sangre oxigenada. 

Cuando hacemos ejercicio aumenta el metabolismo y por eso hay mayor demanda de oxígeno. Oxígeno de verdad, natural y puro,  no del que viaja por un circuito cerrado.

Y la buena noticia es que respirar aire puro aún es gratis, y que va cargado de prana -para el Yoga es energía vital que no es oxígeno ni es hidrógeno, que está en el aire y no es aire y que es absolutamente necesario para nuestra salud física y mental-  imposible de recrear artificialmente.

Hacer ejercicio es apartarse del ruido. Es el momento de desintoxicarse  de los pensamientos. Es  el momento de abrir un diálogo entre el cuerpo y la mente para que todo funcione correctamente, como una orquesta en la que los músicos se mueven bajo la dirección del maestro – cerebro-.  Es el momento en el que el aire penetra en el lugar más recóndito del cuerpo humano. 

Nacemos con una respiración, morimos por falta de ella y entre lo uno y lo otro vivimos igual que respiramos -de ella depende al 85% nuestra calidad de vida-.

Con mis mejores deseos.


Las bicicletas para el verano, y eliminar toxinas ¿para cuando?

Guardando ya las bicicletas para el próximo verano y a vistas de un próximo cambio de estación nos vendrá bien pensar en eliminar los excesos que se han ido acumulando.

Higos, manjar de Dioses.


Podemos eliminar toxinas con…


• Un aumento del consumo de fruta:
Los higos, los berros y la achicoria depuran.
El limón, limpia.
La granada, purifica.
La uva, descongestiona.
El apio, reduce la acumulación de toxinas.

•Un movimiento físico regular. No hay que restar comida, hay que sumar movimiento.
•La reducción de alimentos envasados y preparados.
•La reducción de alimentos con alta carga de metales pesados -plomo,  mercurio-.
•Una alimentación completa rica en vitaminas, minerales, grasas, hidratos de carbono, agua y proteínas.
•Una preparación para un verdadero ayuno de máximo 2 días.
•Masajes
•Sauna.
•Baños de agua termal o salada.
•Beber agua de forma adecuada

DEJEN SALIR ANTES DE ENTRAR

El 80% del sistema linfático está distribuido a lo largo de los intestinos. Es el encargado de recoger y eliminar la basura del cuerpo. Es una red de capilares que transportan la linfa y la vierten en la sangre. En este recorrido desde los intestinos hasta el tórax hay ganglios que destruyen bacterias, virus y toxinas, pero, sí estos elementos no se destruyen completamente los ganglios se inflaman y congestionan la sangre.

Cómo todos los desechos del cuerpo no pueden ir a la sangre directamente para su eliminación, se van acumulando alrededor de la célula hasta que puedan eliminarse más tarde.
Es como una estación de tren, pasa el tren -la sangre- y se lleva los pasajeros -residuos corporales- El problema viene cuando hay tantos que no se puede cargar con todo. Entonces se van acumulando por exceso y aumentan las toxinas, aparecen enfermedades…
Para evitar esta acumulación es absolutamente necesario el movimiento porque el sistema linfático no tiene un bombeo interno que lo pone en marcha como el corazón. Es el movimiento el que lo activa y hace funcionar para que un hígado congestionado y un colon tapado no sean el origen de un bloqueo linfático que repercutirá a su vez en el resto de sistemas corporales.

Para Ayurveda cada capa de tejidos -dathus- se alimenta de la siguiente y así sucesivamente.

Tiempo de soltarlo todo.
Con mis mejores deseos.