Un cambio de estación, un cambio de alimentación y un cambio en el estilo de vida.

El otoño trae nuevas verduras y con ellas una variación en nuestras recetas. Dejamos atrás las frescas ensaladas para dar paso a los platos calientes con coles, calabaza y  legumbres.

El sol ya no calienta tanto y la playa desaparece lentamente dando paso a otro ritmo y orden que nos empuja a estar más dentro – sofá, libro y manta- que fuera de casa.

Receta de sopa de arroz

INGREDIENTES

Col rizada

Arroz de grano redondo

Garrofón

Acelgas

Calabaza

Tomate pequeño

Agua

Aceite de oliva VE

Sal de roca

Pimentón

Ajo pequeño

ELABORACIÓN

Saltear el ajo y el tomate, pelado y troceado,  en una cazuela -evitar las que llevan teflón, es tóxico-.

Añadir el resto de ingredientes cortados en pequeños trozos, menos el arroz y la col rizada, y saltear hasta que cambie de color y suelte su propio jugo.

Añadir agua hasta cubrir las verduras y vigilar que la cantidad de agua no reduzca demasiado, porque es una sopa y ha de quedar líquida. Si se añade constantemente agua quedará insípida. Mejor regular el fuego que añadir más agua. 

Dejar que “burbujee” unos 35`.

Añadir ahora unos puñados de arroz que se cuecen en 20`.

5´antes de dar la cocción por finalizada añadir la col rizada.

Y listo

La receta en relación a las doshas: según Ayurveda las sopas calientes ayudan a poner a los Vata con los pies en el suelo. ¿Quién suele tener un exceso de Vata?: los mayores de 50 años, gente con exceso de actividad mental y también con dificultad y miedo en la toma de decisiones. Físicamente tienen la piel seca y sufren estreñimiento. Ayurveda nos enseña cómo los alimentos sacian el estómago y también la mente.

Con mis mejores deseos.

Tú, yo y las vitaminas

Comer varios tipos de fruta a lo largo de la semana nos aporta energía de un modo natural a través de sus azúcares, agua, vitaminas y minerales, sin necesidad de recurrir a los frascos de suplementos químicos.

Es tan larga la lista de vitaminas y minerales que nos da la sensación de que no tomamos suficientes con lo que comemos. Pero de cada uno de ellos solo necesitamos unos mg, no Kg. Y tan malo es el defecto como lo es el exceso que puede causar problemas como: diarrea, náuseas, debilidad muscular y dificultad respiratoria.

La naturaleza es sabia y en cada temporada nos ofrece varios tipos de fruta. Ahora es el momento de:

Los higos, la comida de los filósofos ¿será porque su contenido en ácido fólico, calcio y magnesio ayuda a aumentar la memoria? Las manzanas, tan ligeras que al sumergirlas en un cuenco de agua no se hunden por todo el aire que contienen. La uva, manjar de dioses y parte de la cultura mediterránea: pan, aceite y vino.
Y del humilde caqui clásico, el maduro, el que contiene gran cantidad de agua. Pero como es una fruta muy delicada, tanto en la recolección como en el transporte, lo están sustituyendo por el persimón que no es una variedad, es el resultado del uso de químicos para eliminar las semillas, endurecer la pulpa y la piel y así evitar mermas y daños que sufre la fruta hasta llegar a los puntos de venta.

Pero ¿qué pasa sí..?

•Sí el cuerpo no es capaz de digerir y absorber lo que comemos -por muy natural y sano que sea un alimento- no obtenemos ni energía, ni vitaminas, ni minerales… Por eso es aconsejable no comer fruta cerca de las comidas principales. Y es que si la fruta llega al estómago cuando aún hay otros alimentos, y viceversa, -por una cuestión de enzimas- disminuye el poder digestivo provocando gases, hinchazón y digestiones lentas.

El mejor momento de tomar fruta es en el desayuno para empezar la mañana ligeros, activos, llenos de fuerza y sin la ansiedad de querer consumir azúcar a lo largo del día.

•Tampoco es recomendable mezclar la fruta fresca con los lácteos. Ejemplo: el zumo de naranja tiene pH 3 y la leche pH 6,5, si se mezclan, el ácido de la naranja baja el nivel del pH de la leche aumentando el ácido clorhídrico del estómago. Esto es positivo para fabricar queso -que coagula por los ácidos de la fermentación- pero esta reacción en nuestro estómago fermenta la lactosa, corta la leche y aquí empiezan los problemas digestivos «y encima no fabricamos queso».

Tomar fruta, fresca y a bocados, mejora el estado de ánimo desde primera hora de la mañana y mantiene el nivel de vitaminas y minerales que el cuerpo necesita.

Con mis mejores deseos.


Un día de mercado, un salteado de setas y un domingo nublado

Los cambios de temporada se sienten ya en la temperatura y se ven en los nuevos colores que llenan las cestas del mercado con todos los tonos de marrón y anaranjado de las protagonistas, las setas.

Para ayurveda las setas son consideradas un alimento dulce, frío y húmedo por lo que aumenta la dosha kapha, son recomendables para pitta y con moderación para vata. 

Para la receta:

•Ingredientes

Robellones

Aceite oliva VE de extracción en frío.

Elaboración

Es mejor limpiar las setas con papel. Luego saltear. Y añadir la sal cuando estén ya fuera del fuego.

Para las gyozas

Ingredientes

Obleas de arroz

Picornells

Pasta de tomate

Elaboración

Humedecer las obleas de arroz.

Saltear los picornells. Añadir la “passata di pomodoro”, lo que es lo mismo que pasta de tomate.

Y rellenar las gyozas formando paquetitos.

Ingredientes para la salsa base de los robellones

Leche de coco

Champiñones

Brotes de lenteja

Pippali -pimienta alargada India-

Sal

Ghee 

Elaboración

Saltear la pimienta. Saltear los champiñones ya laminados. Añadir el coco, la sal, los brotes de lenteja y dejar borbotear en la sartén hasta que espese. Apartar un poco de esta salsa y triturar para añadir de nuevo a la salsa. Dejar reducir un poco más.

Con mis mejores deseos.


Pranayama. El gran desconocido.

La práctica de pranayama se vuelve inevitable para obtener unos beneficios que difícilmente obtendremos de otro modo. 

¿Cuántas veces nos paramos a lo largo del día a coger una bocanada de aire porque nos damos cuenta de que no estamos respirando? Convertimos la respiración en automática y superficial, usando solo la parte alta de los pulmones. Vivimos encerrados en pisos, lejos del suelo. Trabajamos en oficinas donde el aire circula en un circuito cerrado 8 horas al día, hacemos viajes de 12 horas…

Una cosa es lo que respiramos y otra es el prana. 

El universo tiene una fórmula mágica  que combina el oxígeno -en un 21%- con el nitrógeno  -en un 78%- con otros gases y vapor de agua. Si el aire llevara solo oxígeno puro podríamos respirar durante un tiempo limitado.

Si nuestro nivel de oxígeno es más alto que el de dióxido de carbono sufrimos hipoventilación y si sucede lo contrario sufrimos hiperventilación. La práctica del pranayama mantiene el equilibrio. En el universo es el campo eléctrico que hay entre la tierra y la atmósfera el que mantiene ese equilibrio. 

El prana está en el aire pero no es ni el oxígeno ni el nitrógeno. Es la energía  de los iones negativos de los átomos. Cuanta más carga negativa hay en el lugar que estamos respirando más estímulo recibimos para  respirar profundo. Eso ocurre cerca del mar donde la carga negativa es más alta. Por eso solo el hecho de estar en contacto con la naturaleza nos hace más felices, y es porque respiramos mejor. 

 Hay 5 pranas que controlan el funcionamiento de nuestro organismo y que podemos manejar con el pranayama: prana: energía vital, apana: elimina tóxicos, samana: mueve la digestión, udana: fortalece el sistema nervioso, vyana: circulación sanguínea. 

Pranayama es una palabra compuesta: ayama -controlar, alargar- y prana  -energía vital-. La distribución del prana se realiza a través de la respiración.

El Pranayama es el eslabón que une el trabajo físico de las asanas con el trabajo mental. 

Es tanto físico como mental. Es el paso previo a Pratyahara ¿quién es capaz de entrar en un estado de pratyahara si no controla la respiración? ¿Quién es capaz de meditar si no es capaz de controlar sus sentidos? La escalera del YOGA está formada por: yama, niyama, asanas, pranayama, pratyahara, dharan, dhyan y samadi. Cada escalón necesita el equilibrio del anterior. 

Sus beneficios físicos 

-El corazón descansa sobre el diafragma. Si el abdomen es voluminoso presiona el corazón contra los pulmones y reduce la cavidad pulmonar. El pranayama aumenta el aire que entra y sale de los pulmones, reduciendo así el número de respiraciones. En India dicen que la vida se cuenta en respiraciones no en años.

-Oxigena la  sangre.

-Tonifica los músculos respiratorios. 

– Nuestras células se oxidan, envejecen y mueren. Pero el pranayama regenera el sistema celular y controla su envejecimiento. 

-Elimina toxinas por su beneficioso impacto sobre el sistema linfático. 

– Cuanto más oxígeno usa el cuerpo más grasa quema. 

Sus beneficios mentales

-Relaja la mente y la prepara para la concentración y la meditación. 

-Fortalece el sistema nervioso. Estamos abducidos por nuestros sentidos que anulan la voluntad, y esa sobreestimulación sensorial pone en jaque nuestro sistema nervioso.

-Regula los desequilibrios respiratorios que acaban causando estrés.

Sus beneficios espirituales

-Es el hilo invisible que conecta el cuerpo con la mente para iniciar un viaje hacia un mundo desconocido donde habita el yo interior. 

-Purifica los nadis. 

-Equilibra prana y apana 

Nacemos con una inhalación y morimos con una exhalación ¿hay algo más importante?

Podemos estar dos meses sin comer, una semana sin agua pero unos pocos segundos sin respirar. En el blog puedes encontrar otros post relacionado con el pranayama: https://yogaayurvedays.com/2019/10/31/no-cuentes-la-vida-en-anos-cuentala-por-respiraciones/ y en https://yogaayurvedays.com/2019/08/08/que-hago-con-mi-estres/

Con mis mejores deseos.

Mini bocados

Una bandeja de sándwiches, una salsa que cae gloriosa por los lados y una película -de esas que lloras- reúnen lo necesario para un buen festín privado.

Desde que en 1762 el IV Conde de Sandwich invento los mini bocados -que desde entonces llevan su nombre-, mientras jugaba una partida de cartas en la que dejó apoyado un doble trozo de pan con queso sobre la copa de vino para poder repartir las cartas, todos somos fans de estos deliciosos y prácticos bocados.

Ingredientes para el relleno

Lechuga Zanahoria
Pepino
Mazorca de maíz Aceite de oliva VE

Elaboración

•Untar de “mantequilla” la mazorca y darle unas vueltas en una sartén muy caliente. •Cortar en tiras finas la zanahoria y saltearlas en la sartén con aceite de oliva VE. Mantenerlas calientes hasta el momento de rellenar los sándwiches, para que en cada bocado se note el contraste con la lechuga y el pepino crudos.

Ingredientes para la salsa

Zanahoria Anacardos Aceite oliva VE Leche coco
Sal de roca rosa

Elaboración

Saltear la zanahoria y los anacardos, sin que lleguen a tostarse en exceso.
Triturar la zanahoria con los anacardos. Añadir la leche de coco -en poca cantidad para que el sabor del coco no invada toda la salsa- la sal, y unas gotas de aceite de oliva VE. La textura ha de quedar espesa.

Con mis mejores deseos.


EL HÍGADO, SU IMPORTANCIA Y CÓMO CUIDARLO

Después de los excesos del verano, nuestros órganos, sobre todo el hígado, necesitan ayuda para regenerarse. El hígado no solo es importante a nivel físico, lo es también a nivel emocional. Es por esto que lo afectan el estrés, la depresión y viceversa.

La sangre llega al hígado no solo con nutrientes, también va cargada de sustancias tóxicas. La función del hígado es procesar esta sangre, extraer los nutrientes, almacenar su energía, y eliminar las toxinas.

¿Por qué es importante eliminar toxinas?

Una toxina es una sustancia venenosa producida por las células vivas que contienen los alimentos, el aire que respiramos, las pinturas, las bacterias “malas”….etc. Cuando hay un exceso de toxinas las células trabajan a medio gas y entonces aparecen las enfermedades crónicas.

Los excesos de una alimentación cargada de grasas malas y azúcares, de bebidas alcohólicas, de medicamentos, de un estilo de vida poco saludable y de estrés, aumentan la acumulación de toxinas que pueden inflamar las células hepáticas. En este punto le estamos pidiendo al hígado más de lo que puede hacer. Y una de las consecuencias de este sobre esfuerzo hepático puede ser la escasez de secreción de bilis; absolutamente necesaria para que el intestino delgado absorba las grasas. Si las grasas no se absorben pueden pasar dos cosas: la primera, que permanezcan un tiempo excesivo en el tracto intestinal. Y la segunda, que no absorban calcio.

Cómo cuidar el hígado

Con una limpieza hepática no se eliminan los daños que puede haber sufrido el hígado pero ayuda a regenerarlo.

Con hábitos que refuerzan la salud de las células hepáticas, como:

-Controlar los horarios de las comidas y establecer regularidad en las mismas.

-No cenar tarde ni en exceso.

-Seleccionar la calidad y la cantidad de los alimentos que comemos.

-Incluir en la dieta frutas, verduras, frutos secos, semillas y legumbres. El alto contenido en fibra de estos alimentos arrastra el depósito acumulado en los intestinos.

– Mantenerse hidratado -en verano y en invierno-, y evitar al máximo las bebidas alcohólicas o azucaradas.

– Hacer ejercicio. Caminar por placer, sin prisa, disfrutando del aire y del sol. Practicar hatha yoga…

Tomar infusiones herbales es un modo práctico de ayudar al hígado a recuperar fuerza para llevar a cabo sus funciones. Por eso, la combinación de las siguientes hierbas servirá a este propósito: cardo mariano, alcachofera, diente de león, menta y cola de caballo.

El cardo mariano tiene poder antioxidante, ayuda en la regeneración de células afectadas.La alcachofera además de antioxidante ayuda a estimular el flujo de la bilis.
El diente de león ayuda en la eliminación de toxinas y evita la retención de líquido.
La menta tiene propiedades digestivas.

Y la cola de caballo ayuda con su alto contenido en minerales, vitaminas y su propiedad desintoxicante.

Mezclar estas hierbas. La proporción es una cucharada sopera de la mezcla por un vaso de agua mineral. Infusionar. Tomar esta infusión por la noche, de uno a dos meses, y llevar un estilo de vida saludable será una maravillosa caricia para tu hígado.

Con mis mejores saludos.


Arroz con calabaza

Un arroz cremoso, las últimas calabazas y unas hojas verdes.

Arroz con calabaza y alcachofas


Según Ayurveda la alimentación es el pilar que sustenta la salud. Por eso es necesario seguir una dieta variada y adecuada para mantener las doshas en equilibrio.
Al nacer el cerebro cuenta con unos 100.000 millones de neuronas. Este número disminuye con la edad, por lo que se puede decir que nada más nacer empezamos a morir.
Las células que se agrupan formando estas neuronas no viven porque sí. Su longevidad y buen funcionamiento depende de: respirar aire puro, hidratarse, pasear bajo el sol de la mañana, beber agua mineral y tomar alimentos frescos que crecen bajo la luz del sol. Cuando somos capaces de incluir esto en nuestro día a día retrasamos el envejecimiento de nuestras células.

Con mis mejores deseos.