Un cambio de estación, un cambio de alimentación y un cambio en el estilo de vida.

El otoño trae nuevas verduras y con ellas una variación en nuestras recetas. Dejamos atrás las frescas ensaladas para dar paso a los platos calientes con coles, calabaza y  legumbres.

El sol ya no calienta tanto y la playa desaparece lentamente dando paso a otro ritmo y orden que nos empuja a estar más dentro – sofá, libro y manta- que fuera de casa.

Receta de sopa de arroz

INGREDIENTES

Col rizada

Arroz de grano redondo

Garrofón

Acelgas

Calabaza

Tomate pequeño

Agua

Aceite de oliva VE

Sal de roca

Pimentón

Ajo pequeño

ELABORACIÓN

Saltear el ajo y el tomate, pelado y troceado,  en una cazuela -evitar las que llevan teflón, es tóxico-.

Añadir el resto de ingredientes cortados en pequeños trozos, menos el arroz y la col rizada, y saltear hasta que cambie de color y suelte su propio jugo.

Añadir agua hasta cubrir las verduras y vigilar que la cantidad de agua no reduzca demasiado, porque es una sopa y ha de quedar líquida. Si se añade constantemente agua quedará insípida. Mejor regular el fuego que añadir más agua. 

Dejar que “burbujee” unos 35`.

Añadir ahora unos puñados de arroz que se cuecen en 20`.

5´antes de dar la cocción por finalizada añadir la col rizada.

Y listo

La receta en relación a las doshas: según Ayurveda las sopas calientes ayudan a poner a los Vata con los pies en el suelo. ¿Quién suele tener un exceso de Vata?: los mayores de 50 años, gente con exceso de actividad mental y también con dificultad y miedo en la toma de decisiones. Físicamente tienen la piel seca y sufren estreñimiento. Ayurveda nos enseña cómo los alimentos sacian el estómago y también la mente.

Con mis mejores deseos.

Pranayama. El gran desconocido.

La práctica de pranayama se vuelve inevitable para obtener unos beneficios que difícilmente obtendremos de otro modo. 

¿Cuántas veces nos paramos a lo largo del día a coger una bocanada de aire porque nos damos cuenta de que no estamos respirando? Convertimos la respiración en automática y superficial, usando solo la parte alta de los pulmones. Vivimos encerrados en pisos, lejos del suelo. Trabajamos en oficinas donde el aire circula en un circuito cerrado 8 horas al día, hacemos viajes de 12 horas…

Una cosa es lo que respiramos y otra es el prana. 

El universo tiene una fórmula mágica  que combina el oxígeno -en un 21%- con el nitrógeno  -en un 78%- con otros gases y vapor de agua. Si el aire llevara solo oxígeno puro podríamos respirar durante un tiempo limitado.

Si nuestro nivel de oxígeno es más alto que el de dióxido de carbono sufrimos hipoventilación y si sucede lo contrario sufrimos hiperventilación. La práctica del pranayama mantiene el equilibrio. En el universo es el campo eléctrico que hay entre la tierra y la atmósfera el que mantiene ese equilibrio. 

El prana está en el aire pero no es ni el oxígeno ni el nitrógeno. Es la energía  de los iones negativos de los átomos. Cuanta más carga negativa hay en el lugar que estamos respirando más estímulo recibimos para  respirar profundo. Eso ocurre cerca del mar donde la carga negativa es más alta. Por eso solo el hecho de estar en contacto con la naturaleza nos hace más felices, y es porque respiramos mejor. 

 Hay 5 pranas que controlan el funcionamiento de nuestro organismo y que podemos manejar con el pranayama: prana: energía vital, apana: elimina tóxicos, samana: mueve la digestión, udana: fortalece el sistema nervioso, vyana: circulación sanguínea. 

Pranayama es una palabra compuesta: ayama -controlar, alargar- y prana  -energía vital-. La distribución del prana se realiza a través de la respiración.

El Pranayama es el eslabón que une el trabajo físico de las asanas con el trabajo mental. 

Es tanto físico como mental. Es el paso previo a Pratyahara ¿quién es capaz de entrar en un estado de pratyahara si no controla la respiración? ¿Quién es capaz de meditar si no es capaz de controlar sus sentidos? La escalera del YOGA está formada por: yama, niyama, asanas, pranayama, pratyahara, dharan, dhyan y samadi. Cada escalón necesita el equilibrio del anterior. 

Sus beneficios físicos 

-El corazón descansa sobre el diafragma. Si el abdomen es voluminoso presiona el corazón contra los pulmones y reduce la cavidad pulmonar. El pranayama aumenta el aire que entra y sale de los pulmones, reduciendo así el número de respiraciones. En India dicen que la vida se cuenta en respiraciones no en años.

-Oxigena la  sangre.

-Tonifica los músculos respiratorios. 

– Nuestras células se oxidan, envejecen y mueren. Pero el pranayama regenera el sistema celular y controla su envejecimiento. 

-Elimina toxinas por su beneficioso impacto sobre el sistema linfático. 

– Cuanto más oxígeno usa el cuerpo más grasa quema. 

Sus beneficios mentales

-Relaja la mente y la prepara para la concentración y la meditación. 

-Fortalece el sistema nervioso. Estamos abducidos por nuestros sentidos que anulan la voluntad, y esa sobreestimulación sensorial pone en jaque nuestro sistema nervioso.

-Regula los desequilibrios respiratorios que acaban causando estrés.

Sus beneficios espirituales

-Es el hilo invisible que conecta el cuerpo con la mente para iniciar un viaje hacia un mundo desconocido donde habita el yo interior. 

-Purifica los nadis. 

-Equilibra prana y apana 

Nacemos con una inhalación y morimos con una exhalación ¿hay algo más importante?

Podemos estar dos meses sin comer, una semana sin agua pero unos pocos segundos sin respirar. En el blog puedes encontrar otros post relacionado con el pranayama: https://yogaayurvedays.com/2019/10/31/no-cuentes-la-vida-en-anos-cuentala-por-respiraciones/ y en https://yogaayurvedays.com/2019/08/08/que-hago-con-mi-estres/

Con mis mejores deseos.

EL HÍGADO, SU IMPORTANCIA Y CÓMO CUIDARLO

Después de los excesos del verano, nuestros órganos, sobre todo el hígado, necesitan ayuda para regenerarse. El hígado no solo es importante a nivel físico, lo es también a nivel emocional. Es por esto que lo afectan el estrés, la depresión y viceversa.

La sangre llega al hígado no solo con nutrientes, también va cargada de sustancias tóxicas. La función del hígado es procesar esta sangre, extraer los nutrientes, almacenar su energía, y eliminar las toxinas.

¿Por qué es importante eliminar toxinas?

Una toxina es una sustancia venenosa producida por las células vivas que contienen los alimentos, el aire que respiramos, las pinturas, las bacterias “malas”….etc. Cuando hay un exceso de toxinas las células trabajan a medio gas y entonces aparecen las enfermedades crónicas.

Los excesos de una alimentación cargada de grasas malas y azúcares, de bebidas alcohólicas, de medicamentos, de un estilo de vida poco saludable y de estrés, aumentan la acumulación de toxinas que pueden inflamar las células hepáticas. En este punto le estamos pidiendo al hígado más de lo que puede hacer. Y una de las consecuencias de este sobre esfuerzo hepático puede ser la escasez de secreción de bilis; absolutamente necesaria para que el intestino delgado absorba las grasas. Si las grasas no se absorben pueden pasar dos cosas: la primera, que permanezcan un tiempo excesivo en el tracto intestinal. Y la segunda, que no absorban calcio.

Cómo cuidar el hígado

Con una limpieza hepática no se eliminan los daños que puede haber sufrido el hígado pero ayuda a regenerarlo.

Con hábitos que refuerzan la salud de las células hepáticas, como:

-Controlar los horarios de las comidas y establecer regularidad en las mismas.

-No cenar tarde ni en exceso.

-Seleccionar la calidad y la cantidad de los alimentos que comemos.

-Incluir en la dieta frutas, verduras, frutos secos, semillas y legumbres. El alto contenido en fibra de estos alimentos arrastra el depósito acumulado en los intestinos.

– Mantenerse hidratado -en verano y en invierno-, y evitar al máximo las bebidas alcohólicas o azucaradas.

– Hacer ejercicio. Caminar por placer, sin prisa, disfrutando del aire y del sol. Practicar hatha yoga…

Tomar infusiones herbales es un modo práctico de ayudar al hígado a recuperar fuerza para llevar a cabo sus funciones. Por eso, la combinación de las siguientes hierbas servirá a este propósito: cardo mariano, alcachofera, diente de león, menta y cola de caballo.

El cardo mariano tiene poder antioxidante, ayuda en la regeneración de células afectadas.La alcachofera además de antioxidante ayuda a estimular el flujo de la bilis.
El diente de león ayuda en la eliminación de toxinas y evita la retención de líquido.
La menta tiene propiedades digestivas.

Y la cola de caballo ayuda con su alto contenido en minerales, vitaminas y su propiedad desintoxicante.

Mezclar estas hierbas. La proporción es una cucharada sopera de la mezcla por un vaso de agua mineral. Infusionar. Tomar esta infusión por la noche, de uno a dos meses, y llevar un estilo de vida saludable será una maravillosa caricia para tu hígado.

Con mis mejores saludos.


Tomar el sol: si, no, si, no…

Cuatro cosas son indispensables para una buena salud: una alimentación adecuada, hidratación, ejercicio físico y la luz del sol.

El sol

En la mayoría de países asiaticos, al contrario que en Europa, les gusta lucir la piel blanca, ¿significa esto que no exponerse al sol reduce el índice de casos de cáncer de piel en la población asiática y qué el nivel es más bajo en relación con Europa? ¿lo és? 

Según los world health rankings, de las 50 causas más probables de muerte en España el cáncer de piel ocupa el lugar 34. En Tailandia el cáncer de piel ocupa el lugar 40. ¿Por qué hay tan poca diferencia entre una población que no toma el sol y una que sí lo toma?. Un dato para pensar.

Beneficios del sol

Las células de la piel captan la energía de los rayos del sol para sintetizar Vitamina D, los otros rayos, los agresivos, en horas de baja intensidad solar son absorbidos por las capas atmosféricas que envuelven la tierra. Sin embargo, somos propensos a tener un déficit de esta vitamina porque pasamos la mayor parte del día encerrados y expuestos a luz artificial. 

La realidad es que no hay mejor medicina que un baño de sol y de agua de mar a primeras horas de la mañana o últimas de la tarde para recibir  beneficios como:

Fortalecer el tejido óseo, regular el nivel de calcio y colaborar en la renovación celular.

Estimular el sistema inmunológico.

Combatir la presencia en la piel de gérmenes, ácaros, hongos, bacterias y virus. 

Aumentar nuestra energía vital e influir positivamente en los síntomas de depresión, insomnio e irritabilidad.

Los rayos ultravioleta provocan un efecto vasodilatador que mejora la circulación sanguínea. También estimulan la glándula tiroides para que produzca más hormonas lo que ayuda a aumentar el tono muscular.

Inconvenientes 

Es evidente que la debilidad de la capa de ozono hace más crítica la exposición solar. Y los inconvenientes de tomar el sol en exceso y en horas de alta intensidad solar hace que: 

Nos quite la energía en vez de darla. 

Las jornadas interminables de sol son más de lo que nuestro cuerpo puede soportar y agotamos la  melanina -proteína que nos broncea y que a la vez nos protege de la luz del sol- por la defensa del cuerpo ante la agresión de los agentes externos.

Causa un envejecimiento prematuro de la piel.

Debemos de tomar precauciones -según indica el Ayurveda- que van más allá de la crema solar, y son: 

Hidratar la piel por dentro y por fuera

Con o sin protección solar, la piel tiene que estar preparada para exponerse al sol. Si la piel está deshidratada, tirante y seca, sufre más daños.

Lo mejor es hidratarse bebiendo agua mineral pura, limpia y cristalina. Masajear la piel con aceites naturales que la alimentan y la protegen. 

Si usas productos solares que sean naturales

Los productos que protegen, y a la vez cuidan nuestra piel, están compuestos por minerales naturales, vitamina C y aceites o cremas vegetales de karité, coco…Mejor evitar los bronceadores con componentes químicos: oxybenzone, metil antranilato o palmitato de retinol que podrían ser perjudiciales.

Llevar una dieta equilibrada 

Que incluya: nueces, almendras, aguacates, maíz, zanahoria, ciruelas, cerezas, frambuesas, sésamo, aceites vegetales, cereales, acelgas, perejil, cilantro, apio, papaya, sandía, tomate y albaricoques.

La dosha pitta puede desequilibrarse -por exceso- en esta época del año. Y en consecuencia aumenta la irritabilidad, la crítica, los enfados, etc… Evitar el sol directo, hidratarse y tomar alimentos de sabor dulce, amargo y astringente evitando los de sabor picante – incluyen la cebolla y el ajo- controlara el aumento de esta dosha.

Un bronceado es más bonito sobre una piel sana. Tomar el sol no es un acto irresponsable, solo hay que elegir las horas de baja intensidad solar. Y alternar siempre con baños en el agua mientras estamos expuestos al sol.

Aunque las horas de playa y de sol son, comprensiblemente, muy deseadas hay que hacerlo progresivamente y con precaución. Todos los excesos pueden convertir algo bueno en malo.

Con mis mejores deseos.

Tartaleta de calabaza

Tartaleta salada de calabaza

INGREDIENTES para la masa 

60 g de mantequilla fría 

50 g de leche vegetal de almendras

Sal de roca al gusto

160 g de harina de xeixa

Una pizca de cardamomo molido

UTENSILIOS 

Bol de tamaño mediano

Tabla para amasar

Tamiz o colador

Molde de 20 cm

Rodillo

Brochetas de madera

Elaboración 

Tamizar la harina. Cortar a dados la mantequilla -cuanto más fría mejor-. Mezclar la mantequilla con la harina hasta que se deshaga y quede como una tierra. Parece que sobra harina pero hay que seguir mezclando hasta obtener  una masa consistente. Añadir  la sal y el cardamomo.

No amasar, solo integrar. 

Hacer una bola colocar en el bol y dejar reposar en la nevera mínimo una hora.

Sacar del frío. En este momento esta masa es difícil de manejar, porque está seca y quebradiza. Dejar reposar a temperatura ambiente una media hora. Y ya se puede manipular con las manos poco a poco hasta que se convierta de nuevo en una masa manejable.

Estirar con el rodillo y colocar en el molde.

Hornear la masa blanca -sin relleno-. Poner  peso sobre la masa para que no se hinche durante la cocción. A una temperatura aproximada de 180º durante unos 15´. Sacar, verter el relleno y llevar de nuevo al horno. Si se tuesta en exceso por arriba cubrir con papel de hornear para evitar que se queme por arriba y así se hornea bien abajo y en el interior.

INGREDIENTES para el relleno

Espinacas frescas

Calabaza

Curry nepali -una mezcla de 18 especias distintas-

Aceite de oliva VE

Sal de roca

Burrata de cuajo microbiano

Pimentón dulce de origen hungaro

Elaboración

Calentar la sartén. Añadir el aceite y las especias, y saltear máximo un minuto. Añadir las espinacas y saltear otro minuto. Retirar.

Cortar la calabaza a tiras y saltear en el mismo aceite base.

Rellenar la masa de la tartaleta con esta elaboración y hornear unos escasos minutos para que el jugo de los vegetales impregne la masa.

INGREDIENTES para las brochetas

Tomates cherry tricolor

Corazones de lechuga morada

Pepinos mini

Rúcula

Coles de bruselas cortadas a rodajitas.

Albahaca

Elaboración

Cortar y ensartar en el pincho creando combinaciones distintas.

Con mis mejores deseos.


Retención de líquidos ¿una cuestión de estética o algo más?

La retención es la incapacidad de eliminar líquidos acumulados que no solo no son necesarios para el organismo sino que lo perjudican. Es una consecuencia de la falta de movimiento físico, de falta de hidratación, de trastornos hormonales y circulatorios y de una alimentación no saludable.

Sal, cantidad y calidad

Se puede confundir el aumento de peso con la retención de líquidos por provocar la misma sensación de aumento de volumen y pesadez. Pero es fácil comprobarlo: al presionar con el dedo sobre la piel -en una zona de piel brillante, fina y estirada-  aparecerá una mancha blanca. Al dejar de presionar seguirá siendo blanca hasta que muy lentamente volverá a tener el color normal. Es un signo inequívoco de que hay retención.

No es solo una cuestión estética y una incómoda y continua sensación de hinchazón. Si pensamos que a través de la orina el cuerpo elimina toxinas, se ve claramente que al retener líquido acumulamos más de las que eliminamos. ¿Recordamos que es una toxina? Es una sustancia producida por los microorganismos presentes en el aire, aditivos y conservantes alimentarios, cosméticos… Un exceso dificulta el trabajo al sistema linfático para eliminarlas, esto afecta al sistema celular y en consecuencia debilita el sistema inmunológico.  Parece que todo se complica y forma una cadena de errores, pero así sucede: el exceso de grasa, que provoca la acumulación de líquido en el sistema linfático, se acumula también en venas y arterias e influye negativamente en la presión arterial. 

La incapacidad de eliminar estos líquidos no depende solo del consumo excesivo de sal en los platos que comemos cada día. Hay que sumar el alto contenido en sal de los platos prefabricados y de los alimentos de elevado contenido proteico: carne, embutidos, huevos, pescado… que neutralizan los ácidos digestivos y acaban por formar depósitos de sal en el estómago.  Esto debilita el tejido mucoso que cubre el estómago y permite que el ácido digestivo alcance las paredes del estómago provocando también dolores estomacales.

Si reducimos o eliminamos durante una temporada el consumo de proteínas de origen animal y aumentamos el consumo de proteínas de origen vegetal -legumbres, frutos secos- se reducirán los depósitos de sal en el estómago evitando las retenciones.

¿Cómo ya retengo demasiado líquido dejo de beber agua? NO. Cómo ya retienes demasiado líquido deja de beber refrescos y bebidas alcohólicas, té o café,  que deshidratan. Y aprende a beber agua correctamente: en regularidad, cantidad y calidad para hidratar los tejidos y la capa mucosa que recubre el estómago.

Estar confinados, comiendo, leyendo y viendo la TV ha aumentado la pereza. Cuando menos nos movemos menos ganas tenemos de hacerlo. Pero ahora ya no hay excusas, hemos dejado atrás la vida sedentaria. El chándal ya no es nuestra prenda favorita y notamos dificultad cuando nos abrochamos los pantalones. 

Para combatir la retención de líquidos además de la importancia de seguir una dieta saludable, que incluya el consumo adecuado de agua, hay que añadir a nuestro día a día la práctica asanas – diseñadas para activar el sistema linfático y la circulación sanguínea sin esfuerzo cardíaco- combinadas con largos y frescos paseos.

Con mis mejores deseos.


Practica “Pranayama” para combatir el coronavirus

El virus ataca al sistema respiratorio invadiendo las células pulmonares, provocando neumonía y dificultad respiratoria. 

Practica pranayama y combate el coronavirus

En este punto el sistema inmunitario se pone en estado de alerta para reparar el tejido pulmonar. Si el sistema inmunitario está débil se descontrola y ataca todo lo que se encuentra en el camino. Pero podemos limpiar y fortalecer el sistema con hábitos saludables, una alimentación adecuada y con el trabajo respiratorio del pranayama.

Si eres un practicante avanzado de yoga ya sabes de qué estoy hablando. No olvides cada día, después de la higiene personal, trabajar la respiración ujjayi combinada con kapalabhati para una regeneración celular adecuada.

Si el pranayama es nuevo para ti puedes seguir las indicaciones en el link, de este mismo blog, del que te dejo aquí un fragmento:

«La tensión impide que la respiración sea rítmica y profunda:

-Túmbate y apoya la cabeza sobre una manta doblada que esté en contacto con los hombros. No dejes que haya hueco entre la nuca y la manta.

-Lleva  ligeramente la barbilla a la nuez de la garganta. Esta acción alarga las vértebras cervicales. Boca cerrada -la respiración ha de ser nasal-. Mandíbulas relajadas.

-Recorre mentalmente las partes de tu cuerpo. Siente una a una y suelta poco a poco todo el peso del cuerpo. Te llevará un tiempo relajarte por completo.

-Busca la respiración. No fuerces nada, deja que todo surja poco a poco de un modo natural».

Ahora el trabajo consiste en: cada respiración ha de tener la exhalación más larga que la inhalación. Inhala dos segundos y exhala durante 6 segundos. Así consecutivamente el tiempo que consideres oportuno, sin forzar. 

Poco a poco, día a día, ve aumentando el tiempo de duración de las respiraciones, pero siempre guardando la misma proporción.

El pranayama permite una entrada extra de oxígeno que rejuvenece todo el sistema celular. Aporta la tranquilidad mental necesaria para mantener el control y no caer en el desánimo. Y además te ayuda a dormir más relajado y profundo.

Con mis mejores deseos.