Sopa shiitake sin miso

La sopa miso es evidente, como su nombre indica, que contiene miso como ingrediente principal. Pero como a veces me resulta complicado encontrar un miso que no sea de soja

 -el miso de arroz es buenísimo- he pensado en hacer un caldo más consistente con las shiitake para evitar la necesidad de añadir miso. Y es cierto que el aroma que va inundando la cocina promete.

La soja no es el enemigo, pero como casi todo, se ha cultivado en cantidades tan exageradamente extraordinarias y hay tal cantidad de soja transgénica -no tiene nada que ver con la soja cultivada tradicionalmente en Asia– que podría ser un alimento cero, de los que llenan el estómago y no aportan nada.

En fin, hay que valorar si lo que comemos aporta nutrientes o solo llena el estómago.

Sopa shiitake

PARA LA SOPA 

Ingredientes

Puerros

Zanahorias

Cebolleta

Pimiento verde italiano

Shiitake

Jengibre

Pimienta

Comino en polvo.

Sal

Aceite oliva VE

Fideos de trigo

Elaboración

  • Calentar el aceite 

Saltear en este orden:

  • Jengibre, sal y un poco de pimienta y comino.
  • La cebolleta. 
  • El puerro cortado en finos hilos.
  • Una parte del pimiento -reservar otra parte para decorar-.
  • Las zanahorias cortadas en finas láminas.
  • Lo último las setas y saltear solo unos segundos.

Dejar que cada ingrediente tome color antes de incorporar el siguiente.

Por último

•Añadir agua, sin exceso, solo que cubra las verduras.

•Dejar en ebullición 35´ a fuego medio.

•Añadir los fideos y dejar unos 10´más.

Los tiempos son aproximados, dependerá de la cantidad de ingredientes, del clima, de la cantidad y calidad del agua…

Con mis mejores deseos.


Arroz con calabaza

Un arroz cremoso, las últimas calabazas y unas hojas verdes.

Arroz con calabaza y alcachofas


Según Ayurveda la alimentación es el pilar que sustenta la salud. Por eso es necesario seguir una dieta variada y adecuada para mantener las doshas en equilibrio.
Al nacer el cerebro cuenta con unos 100.000 millones de neuronas. Este número disminuye con la edad, por lo que se puede decir que nada más nacer empezamos a morir.
Las células que se agrupan formando estas neuronas no viven porque sí. Su longevidad y buen funcionamiento depende de: respirar aire puro, hidratarse, pasear bajo el sol de la mañana, beber agua mineral y tomar alimentos frescos que crecen bajo la luz del sol. Cuando somos capaces de incluir esto en nuestro día a día retrasamos el envejecimiento de nuestras células.

Con mis mejores deseos.